ÍndicePortalFAQBuscarRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Stan Colt: El maestro del Espadon.

Ir abajo 
AutorMensaje
rapuma

avatar

Cantidad de envíos : 28
Fecha de inscripción : 22/12/2009
Edad : 27
Localización : Rosario / Argentina

Personaje Principal
Nombre: Anónimo
Concepto: Vagabundo
Fama: Desconocido

MensajeTema: Stan Colt: El maestro del Espadon.   Vie Feb 19, 2010 7:43 am

Session#1

Era casi el atardecer en aquel pueblo de escasas chozas. Las madres vestidas con camisones blancos y amarillos salian a buscar a sus hijos que corrian hacia ellas, contentos por saber que ya se aproximaba la cena. Los perros que vagaban por alli se acercaban a la panaderia de la aldea, donde un hombre alto, robusto y de ancha espalda siempre les ofrecia unos cuantos panes caseros y un balde con agua. Tenía un delantal para cubrir su camisa roja por debajo y unas botas gruesas y marrones. Un gran bigote negro estaba por debajo de su nariz, cejas entupidas y de rasgos duros y toscos lo hacian parecer de un hombre que habia pasado por casi todo.
Este sujeto corrió el cartel de “abierto” a “cerrado” en la puerta de su local y prosiguió por entrar al fondo de la panaderia.

-¡Stan!-

Gritaba mientras avanzaba cojeando.

-¿Qué?-

Se escucho desde la lejania, una voz joven.

-Ve a casa y ayuda a tu madre con la cena, ¿Ah?-

El recien llamado se acerco a su padre, a diferencia de el, tenia una camisa con cuadrados rojos, el resto era verde. Un gorro marron algo gastado en su cabeza y unos pantalones a tiras del mismo color que su gorro, botas negras y menos gruesas que las de su padre. Era parecido, pero se podian ver varios mechones oscuros salir por debajo de su gorro de lana, tenia menos aspecto serio y menos rasgados varoniles marcados, andaria por los 18 años.

-Bien bien… ¿Cierras la tienda tu?-

Pregunto el menor mientras sacaba de un costado un gran hacha que la acomodaba en su hombro.

-Si, yo llevo la leña, ahora ve-

Haciendo caso sin chistar, camino lentamente hacia la puerta, haciendo rechinar la madera que crujia por debajo de sus pies, en lo unico que tenia parecido hasta ahora era en su gran cuerpo y buen estado fisico, claro… de tanto trabajar.

Salio de la tienda, silbando una pequeña cancion que hacia siempre cuando iba a talar al bosque. Siempre regresaba a estas horas de la noche, con mucha hambre y sed, esperando los deliciosos platillos que su madre haria para los dos hombres de la casa. Los cuales ambos, de una manera u otra, traian en cierta forma, el pan a la mesa.
Entro a su hogar, recibido por un delicioso olor que le condujo hasta la cocina, donde su madre estaba preparando algo en una olla enorme.

-Oye ma ¿Qué comemos?-

La mujer no se volteo a verlo pero aun asi, sonrio. Tenia unos cabellos dorados como el oro, un delantal blanco, algo sucio por las tantas manchas que logro tener a lo largo de los años, aquellas manchas difíciles de sacar con el paso del tiempo. Unos pantalones largos y anchos. Llevaba en su mano una pulsera al igual que su padre.

-Stan ¿Me ayudarias a hacer la mesa?-

-Si, ma-

El chico siempre obedecia sin inconvenientes a su madre, era la mujer perfecta para el, lo que ella decia, era lo cierto, lo que ella preguntaba, era vital y lo que ella suponia, era de suponerse. Su madre, la mujer a la que mas amo durante tanto tiempo…

-¿Le leña la trae Pa?-

Pregunto su madre mientras que le alcanzaba los platos al joven para que los colocase sobre la mesa-

-Si, cerraba la tienda y venia o algo asi. ¿Qué comemos, Ma?-

-Guiso con carne-

La mujer sonrio, sus ojos brillaban siempre que lo hacia.

-Oh ¡Mi plato preferido!-

El chico a pesar de no ser tan mayor por su edad, tenia un gran cuerpo, unos brazos enormes de tantos años de talar arboles, por lo que, era un chico que comia demasiado.

-¡Pa se pondra muy contento, es tambien su plato preferido Ma ¡¡JaJaJaJa!!-

El hombre alzo a su madre por los aires con ambos brazos, moviendose en circulos, riendose a la par de ella que le decia en pequeñas risas “Bajame ya Stan”.

Asi continuo el resto de la noche, una cena caliente mientras que afuera empezaba a nevar…



//Bueno, no soy bueno escribiendo, creo que se han dado cuenta ya xD pero bueno, quiero hacer bien la historia de Stan… asi todos al menos sabran porque ve a los hombres con vestidos como dice el “Maricas”, etc, etc… como notaron viene de una familia muy humilde, pero luego veran lo que lo transformo totalmente.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Stan Colt: El maestro del Espadon.   Dom Feb 21, 2010 1:14 am

Es una historia entrañable, espero saber más de "pa" y de "ma". Tu relato obtiene puntos de experiencia. Solicítalo a la administración dentro del servidor.
Volver arriba Ir abajo
rapuma

avatar

Cantidad de envíos : 28
Fecha de inscripción : 22/12/2009
Edad : 27
Localización : Rosario / Argentina

Personaje Principal
Nombre: Anónimo
Concepto: Vagabundo
Fama: Desconocido

MensajeTema: Re: Stan Colt: El maestro del Espadon.   Lun Feb 22, 2010 11:28 am

Session#2

Pasaron los años en la aldea donde habitaba Stan Colt y en unos dias se festejaria el nacimiento de uno de los mejores amigos del guerrero; Gallendel Haled.
Gallendel era un bardo semielfo, de ropa roja y sombrero con pluma, sus rasgos eran suaves y sus ojos brillantes, llevaba el cabello dorado como si fuera el sol mismo y su ropa, prolija e impecable, siempre relucia en la taberna de la aldea vecina, donde con Stan iban siempre a tomar unos buenos tragos o bien, a ver la funcion que el bardo hacia con su guitarra y su bella voz.
A diferencia de los habitantes de las aldeas, Gallendel sobresalia entre todos, ya que el hombre modelo del lugar era con ropa sucia, generalmente herrero o leñador, como lo era Stan hasta ese entonces. Pero la simpatia y las enormes funciones que el bardo proporcionaba en la aldea, lo hicieron salir como un gran conocido cantante.





Una enorme fogata se alzaba en medio de la villa. Mujeres y niños, hombres y ancianos, esperaban pacientemente a que la curandera otorgara a este mundo un nuevo niño, el hijo del bardo Gallendel y la hechicera Khandra Morthen; esposa del mismo.
El silencio del lugar era sepulcral, solo se oia el fuego crujir las maderas que devoraban para iluminar el lugar. Todos observaban impacientes, Stan tenia una mano apoyada en el hombro de su buen amigo que esperaba expectante el nacimiento de su bebe.
Un llanto rompio el silencio y luego, risas, aplausos y gritos inundaron el lugar, el bebe habia nacido y era un niño.
Gallendel se acerco a su esposa y ambos tomaron al bebe.

-Se llamara… Stan-

-Si, es un bello nombre… Stan Haled-

Los ojos de Colt se pusieron cristalinos inmediatamente, no podia creerlo ¿De verdad lo llamarian como el? ¿Le pondrian el nombre de un tipo bruto, maleducado y bebedor? Stan no pudo evitar sonreir de felicidad, no podia controlar su sonrisa y mucho menos, evitar que pequeñas gotas de alegria salgan de sus ojos.

-Y Stan… queremos que seas el padrino del niño-

Ahora Khandra era la que hablaba, mientras que toda la comunidad reunida a su alrededor gritaba de alegria, silbando, aplaudiendo… todo era perfecto en la aldea.

-¿Yo? ¿El padrino? ¿Estan seguros? No creo que yo…-

-Stan, tranquilo… confiamos en ti-

-No en serio… yo soy… bueno, ya sabes… tonto…-

-No Stan, no eres tonto… eres el padrino del pequeño Stan-

Gallendel le paso el bebe a los enormes brazos del guerrero, que con ojos atonitos, observaba al niño que tenia en sus brazos.

-Hola pequeño Stan… tienes un muy bonito nombre ¿Lo sabias?-

Todos sonrieron y mas aun Stan, que con lagrimas de felicidad y risas de alegria, empezaria una nueva vida junto a sus amigos y claro, con su ahijado.
Volver arriba Ir abajo
rapuma

avatar

Cantidad de envíos : 28
Fecha de inscripción : 22/12/2009
Edad : 27
Localización : Rosario / Argentina

Personaje Principal
Nombre: Anónimo
Concepto: Vagabundo
Fama: Desconocido

MensajeTema: Re: Stan Colt: El maestro del Espadon.   Lun Feb 22, 2010 1:11 pm

Session#3

Varios años pasaron desde aquel hermoso dia que marco a Stan por muchos meses. Se sentia querido, no podia explicarlo, realmente sentia que nada podria arruinarle su vida. Ahora el leñador se habia convertido en un buen guerrero con el uso del espadon, usando el de su padre, aquel enorme y brilloso de tanto lustrar en las tardes, brillaba como si fuera una hoja de oro.

Esa misma tarde, Stan paseaba con aquel enorme espadon colgado de su espalda, era mas grande que su cuerpo y aun asi, podia manejarlo con una sola mano, la gente admiraba eso, era el unico, ademas de su padre, de poder manejar un arma de semejante tamaño. Los niños le paraban para preguntarle si la podian usar, las mujeres les ofrecia alimentos por la aldea y claro, en la taberna, al ser la madre de Gallendel, su mejor amigo, la que atendia, tenia cervezas gratis.

Orgulloso con su nueva arma caminaba por la aldea. Admirado y querido, esas dos palabras las tenias grabadas en su frente y a pesar de su temperamento explosivo y de humor negro, la gente realmente lo apreciaba por su forma de ser: Honesto y solidario, peculiaridad comun en aquella aldea.

Llevaba al pequeño Stan al bosque a cazar mariposas, el niño era realmente bello, muy parecido a su padre y hermosa madre.

-Tio Stan-

Dijo el niño mientras acomodaba las mariposas recogidas en un pequeño frasco.

-¿Si, pequeño Stan?-

-Yo quiero algun dia poder usar esa arma tan grande como la que llevas-

-Tienes que ejercitarte mocoso, si no, no podras si quiera levantarla-

El niño solo reia y abrazaba las piernas de su tio que a su vez, tambien reia con el.

-Vamos pequeña bolsa de gases, te llevare con tus padres-

Alzo al niño y lo coloco en sus hombros para luego, empezar a caminar entre la bella vegetación que habia a un lado de la aldea.

Estaba anocheciendo, el cielo era realmente hermoso cuando se estrellaba de la forma en que estaba en ese momento. El niño alzo su vista y señalaba las estrellas y preguntaba cual era cual. Obviamente el buen Stan al no saber, solo mentia diciendo que cada una protegía a un ser del planeta y que del pequeño era la estrella del norte, la que siempre brilla mas que las demas. El niño sonrio al escuchar eso y luego siguió en silencio, admirando la calma de la aldea y el hermoso cielo.

Llegaron a la taberna, el niño bajo de los grandes y fornidos hombros de su tio y corrio hacia la barra de la taberna, donde su abuela atendia.

-Doris, preparame unos buenos tragos, ¿Ah?-

Dijo Stan mientras se sentaba en una de las sillas de la barra. La mujer lo miro y sonrio mientras preparaba lo mencionado.

-¿Por qué tanta gente hoy en la taberna?-

Era cierto, casi todas las sillas estaban ocupadas, la mayoria cerca del escenario donde los diferentes artistas daban a conocerse.

-Gallendel y Khandra estan preparando una funcion… y sabes que a todos les gusta su musica-

La mujer sonrio mientras tosia y acercaba la jarra hacia Stan.

-¡Abuela, Abuela!-

El niño paso por debajo de la barra y abrazo a su abuela que lo alzo con un poco de dificultad.

-¿Qué pasa pequeño Stan? ¿Tienes sed?-

-Yo quiero beber lo que bebe el tio Stan-

-No creo que te guste beber eso…-

-Es un hombre Doris, que pruebe un poco de la cerveza-

-Solo tiene 4 años Stan, no seas bruto-

-Mejor, mas para mi-

Dicho esto bebio de un sorbo su refrescante cerveza, la espuma caia lentamente por su barbilla.

-Stan, mas despacio… un dia de estos te atragantaras-

-Mejor ve a llevar al niño a descansar abuela, antes que te de una golpiza-

-Tu y cuantos mas mastodonte-

-Yo solo basto abuelita-

Ambos rieron fuertemente, llamando la atención de unos cuantos que bebian en silencio desde las otras mesas.

La mujer mayor llevo al niño a una de las habitaciones, era hora de comer y descansar lejos del griterio y ruido de una taberna y mas aun, una taberna donde estaba Stan Colt.

De pronto, los murmullos y risas de la taberna de callaron por completo, a la par que aparecia en escena Khandra, con un hermoso y elegante vestido rojo, tenia su cabello recogido, habia algo en ella que la hacia llamativa, podia ser su simpatia, ideales o simplemente, lo hermosa que era.
Detrás de ella aparecio Gallendel, con su habitual traje rojo, con su sombrero de pluma y su guitarra en mano, su sonrisa deleitaba a las mujeres que suspiraban al verlo. La gente se paro y aplaudió, felices de presenciar una genial funcon que estaba a punto de empezar.

Ella, tan delicada y melodiosa como siempre, empezo a cantar lentamente, seguido de las cuerdas que dejaba salir el bardo de su hermosa guitarra.

Algunos se levantaban en pareja y empezaban a bailar lentamente, otros seguían el ritmo de la musica con su cabeza o sus pies, en cambio Stan, los observaba, orgulloso de ser el padrino de su hijo y ser amigo de ellos.

Una mujer de cabellos dorados se levanto de una mesa y se dirigio al guerrero, sus pasos eran lentos y suaves. Vestia un hermoso vestido de seda de color amarillo y blanco, tipico en la de las amas de casa, pero habia algo en ella que estaba mas alla que eso.

-Disculpe…-

-¿Si?-

Pregunto Stan, extrañado que aquella mujer se levantara para hablarle.

-¿Es usted el famoso Stan Colt?-

-¿Famoso? Bueno, si-

Sonrio Stan mientras tomaba la iniciativa y agarraba la mano de ella, depositandole un suave beso en su delicada piel.

-Stan Colt, para servirle… ¿Su nombre, bella señorita?-

-Gladys… y estaria encantada en bailar esta musica con usted-

-Bueno… yo… yo no se bailar-

Se rasco la cabeza lentamente, estaba avergonzado pero era cierto, no sabia moverse adecuadamente.

-No hay que ser un genio para hacerlo, ademas… esta pieza es lenta… solo, toma mis manos y dejate llevar…-

https://www.youtube.com/watch?v=6inwzOooXRU
(Escuchen ese tema de ahora en adelante)

Khandra seguia cantando, como si la voz fuera la de un angel caido del cielo y su esposo Gallendel no se quedaba atrás, entonando la musica que seguia la voz de ella.

Gladys arrasto a Stan hasta donde todos bailaban y coloco su mano en la cintura de ella. Se movian lentamente, Colt no separaba sus negros ojos de los ojos esmeralda de ella, tan verdes como un hermoso diamante

-Perdon si te piso… es que yo… bueno, no soy bueno en esto…-

-Jeje, no te preocupes… lo haces muy bien-

La voz de Khandra y la melodia del bardo hacian de este momento unico, magico e inolvidable. La musica alegraba a todos y enamoraba a unos cuantos que andaban con pequeños mimos en algunas mesas, era todo tranquilo y conmovedor.

Doris volvio de haber acostado a su nieto y se apoyo en la barra, escuchando la melodia de su hijo y la voz de su querida yerna. Observo por unos momentos a Stan, abrazado a aquella bella mujer que en estos momentos, lo tenia muy cerca de su rostro.

-Por fin alguien domo a la bestia…-

Dijo en un imperceptible susurro mientras sonreia enamorada, recordando cuando conocio al padre difundo de Gallendel; su esposo.

La cancion termino con chiflidos, aplausos y gritos, la pareja que estaba arriba del escenario se despidio con una ultima cancion y unos ultimos gritos alagadores para la bella dama y el apuesto hombre.

La taberna cerro y todos se iban en brazos de alguien, contentos y sonrientes aun por el recital escuchado. Stan no era la excepción, el brazo de Gladys iba en el suyo, ambos riendose y sonriendo cuando cruzaban miradas… esta noche seria magica, sin duda.
Volver arriba Ir abajo
rapuma

avatar

Cantidad de envíos : 28
Fecha de inscripción : 22/12/2009
Edad : 27
Localización : Rosario / Argentina

Personaje Principal
Nombre: Anónimo
Concepto: Vagabundo
Fama: Desconocido

MensajeTema: Re: Stan Colt: El maestro del Espadon.   Sáb Mar 06, 2010 7:47 am

Session#4


Conforme pasaban los años, Stan mas se enamoraba de la hermosa Gladys, aquella misteriosa mujer a la que habia sacado a bailar, o mas bien, hizo sacar a bailar por ella misma. Colt era muy timido, nunca le dijo lo que sentia por ella, pero con ayuda del picaro Gallendel, aquel bardo de la reputacion "Comecorazones" le ayudaba en algunos palabrerias o bien, frases cursis que el mismo Stan no entendia, pero la mujer se derretia al escucharlo de el. Una voz fuerte, gruesa y un porte digno de un macho cabrio. Stan era todo un hombre, torpe, pero lo era.

Cada vez se parecia mas a su padre, ya no tenia cabello en su cabeza y una espesa y larga barba le empezaba a crecer, dejando el grueso bigote de su padre como algo minusculo comparado a la gran barba negra que ahora el Gran Stan Colt poseia. Sus facciones se hacian duras y toscas, como la del hombre ejemplo en aquella aldea; trabajador y rudo, todo un orgullo de sus padres.

-¡Stan!-

Un de hermosos ojos esmeraldas y de una sonrisa cautivadora gritaba el nombre mientras se acomodaba su hermoso sombrero rojo con una pluma blanca en el mismo.

-¡Hey, Stan!-

Camino unos pocos pasos hacia la pequeña fogata que habian montado no hace mucho. Sus botas quebraban las ramas, delatando su posicion.

-¡Caiste!-

Un niño de no mas de 10 años salio de entre unos arbustos, tenia en sus mejillas manchas de barro y sacaba la lengua al mayor que se agarraba el pecho aterrado.

-Stan... casi me matas de un susto-

-¡El Tio Stan me enseño!-

Sonrio mientras se acercaba a su padre y le abrazaba las piernas, ensuciandole el resto de su traje.

-Y supongo que esto tambien te lo habra enseñado... ¿Donde esta el Tio?-

-¡Alli atras!-

Señalo a unos arbustos y empezo a correr, jalando de la mano de su padre.

Llegaron a un pequeño lago, el famoso lago cristal del pueblo, su agua era tan transparente y tan brillante como las estrellas que los bardos se perdian en pensamientos, era un lugar ideal para relatar bellas historias de batallas epicas o bien, alguna historia inventada.

-Stan-

El elfo visualizo a su compañero. Estaba sentado a orilla del lago con su espadon en mano, pasandole con su diestra un trapo.

-Que hay rojo ¿El pequeño Stan te sorprendio, ah?-

El gran hombre empezo a reir mientras que su ahijado se acercaba hacia el y se sentaba al lado de sus piernas.

-¿No crees que iras asi, verdad Stan?-

-¿Ir asi a donde?-

Pregunto Colt mientras seguia lustrando su brilloso espadon, ganando la atencion del menor que observaba con ojos brillosos.

-¿Te olvidaste ya? A tu cita con Gladys...-

-¡El Tio Stan tiene novia, el Tio Stan tiene novia!-

-¡No es cierto pendejo!-

Stan se levanto tomando del brazo al menor, levantandolo sin dificultades, el pequeño solo reia, estaba acostumbrado.

-¿Y bien?-

-Lo habia olvidado... ahora ire a cambiarme-

-No lo arruines Stan... por el amor a Dios-

-Tranquilo rojo... no es algo de vida o muerte, esto puede esperar un par de dias mas...-

-¡No! Ya vienes postergando esto durante varias semanas... hoy es el dia, ademas... esta a punto de anochecer y sera una noche magnifica-

Stan bajo al pequeño el cual salio corriendo en direccion a la fogata que no estaba muy lejos de ellos.

-Tienes razon... pero, no se de que hablarle... no se que decirle-

-Solo dile como le fue en el dia... y cuentale el tuyo, pero evita, por favor, tus historias grotescas-

-¡Pero esa era la mejor parte!-

-Dije no-

-Bah-

-¡Tio Stan, Tio Stan!-

El menor vino corriendo, trayendo algo consigo, para ser mas especificos, en su mano.

-¿Que pasa, pequeño Stan?-

-¡Mira lo que encontre-

El menor alzo con las puntas de sus dedos a una pequeña lagartija cocinada.



-¿Porque carajo hiciste eso?-

El niño solo sonrio, el padre tuvo que intervenir para que el mayor deje de distraerse.

-Bien, bien... me llevare a mi hijo, tu procura bañarte y vestirte bien para esta noche, vamos Stan-

-Si papi ¡Adios Tio Stan!-

Padre e hijo se perdian en el bosque mientras que dejaban al guerrero solo con sus pensamientos, estaba nervioso, no sabia realmente que iba a decir, pero decidio dejar aquellas dudas para luego y empezo a caminar con las manos detras de su nuca hasta su casa, tenia que ver que ponerse para esa noche.
Volver arriba Ir abajo
rapuma

avatar

Cantidad de envíos : 28
Fecha de inscripción : 22/12/2009
Edad : 27
Localización : Rosario / Argentina

Personaje Principal
Nombre: Anónimo
Concepto: Vagabundo
Fama: Desconocido

MensajeTema: Re: Stan Colt: El maestro del Espadon.   Dom Mar 07, 2010 10:30 am

Session#5

La puerta de madera se abrio lentamente. El hombre que estaba sentado en la larga mesa parecia haber ignorado eso o bien, no habia escuchado que su hijo habia entrado en silencio, pero habia alguien en toda esa casa que no podia engañar y era su madre, que al escuchar las pesadas pisadas de su hijo, esta salio de la cocina con una hermosa sonrisa a recibirlo.

-¡Stan!-

-Hola ma-

La mujer abrazo al calvo hombre con ya unos 29 años, el cual no pudo evitar pasar sus enormes brazos por la cintura de ella. Su padre se percato y bajando sus pequeños lentes, lo miro. Ahora el era un hombre de barba casi blanca, su barba negra habia quedado en el olvido y su rostro tenia menos vitalidad que en los años anteriores.

-Hijo ¿Que modales son esos de no saludar a tu padre?-

-No pa, es que recien entro y... ¿¡PERO PORQUE TANTAS PREGUNTAS, TANTO QUILOMBO!? ¿AH?-

-Tranquilo Stan, no te habia visto asi desde que saliste con la hija del herrero...-

La madre trataba de tranquilizarlo con sus suaves manos y su bella sonrisa blanca. Tenia puesto su delantal de cocinera, como todas las noches.

-Eso... ¿No estaras saliendo con otra mujer, ah?-

-No pa... no es eso-

-Stan...-

-¿Que, ma?-

La mujer lo observo a los ojos durante unos segundos y cuando Stan desvio la mirada algo sonrojado, se dio cuenta de lo que en verdad sucedia.

-¡Mi hijo esta saliendo con alguien!-

-No ma... no grites-

-¡Jajaja! ¡Era hora que te consigas a alguien para algo serio!-

-No pa... callense-

-Y dime hijo ¿Como se llama la afortunada?-

-Gladys...-

-¿Gladys? Hermoso nombre ¿Y donde la conociste?-

-Eh... en la taberna, se me hace tarde, tengo que cambiarme-

-Stan, Stan... si tu madre no estuviera aqui, ven, te ayudare a cambiarte-

-No ma... no me averguenzes frente a pa... ¡Pa, dile algo!-

-Es tu madre hijo y no me metas a mi-

El menor tuvo que sucumbir a la mano guiadora de su madre que lo llevo hasta el segundo piso de su pequeña choza. Los escalones de la escalera que daban al segundo piso, rechinaban en cada paso que daba el guerrero.
Llegaron al segundo piso y la mujer lo guio hasta su habitacion, donde de un ropero algo desgastado sacaba unos ropas enormes.

Stan veia como polvo y alguna que otra polilla salian de alli con su madre.

-Mira Stan... es el traje que tu padre uso para nuestro casamiento-

-¿Que mierda es eso, ma?-

Eran unas ropas viejas pero muy bien cuidadas. Era un sombrero y abrigo de pieles, justo para el invierno y algo... "pasado" de moda, claro, ironico que Stan pensara eso.

-Dejamelo ponertelo, Stan-

La mujer vestia a su hijo que este, con mala gana accedia rapidamente a la peticion de su madre. Solo tuvieron que tener unos 15 minutos, entre la ropa y entre que Stan se acomode los mil botones que tenia el abrigo.

-Me siento raro y esto pica-

-No Stan, estas hermoso... como tu padre cuando era joven-

La mujer alzo un espejo para que el menor vea su reflejo en este y horrorizado noto como le habia vestido para su "noche magica".



-Ma... ¿Que carajo tengo encima?-

-El traje de bodas de tu padre ¿No es hermoso? Me trae recuerdos... encima eres igual a el cuando era joven y con su llamativa calva-

La madre lo abrazo por atras, ella sin duda estaba feliz pero Stan no entendia porque tenia que vestirse asi. Resignado, bajo.

Paso por al lado de su padre lo mas sigiloso que podria haberlo hecho, pero cuando su madre bajo...

-¡Pa, mira a Stan que lindo que esta!-

El padre se dio vuelta y lo vio y no pudo evitar soltar una carcajada.

-Hijo ¿Que mierda te hicieron?-

-...Era tu traje de bodas-

La mujer le recrimino con su ceño fruncido y el mayor se callo inmediatamente la boca.

-Me veo... ridiculo-.

-No Stan... te ves divino, ahora anda... ve con tu chica y conquistala-

El guerrero sin poder hacer nada, salio de su casa y empezo a caminar por el helado bosque, ignorando la presencia de dos individuos encapuchados que observaba desde las sombras.
Volver arriba Ir abajo
Agu

avatar

Cantidad de envíos : 92
Fecha de inscripción : 13/11/2009
Edad : 32
Localización : Argentina. Buenos Aires

Personaje Principal
Nombre: Valandil
Concepto: Guerrero
Fama: Conocido

MensajeTema: Re: Stan Colt: El maestro del Espadon.   Lun Mar 08, 2010 10:35 am

Excelente Rama, me encanta como vas llevando la historia del gran ¡STAN COLT! xDD


Más más más!! pig
Volver arriba Ir abajo
rapuma

avatar

Cantidad de envíos : 28
Fecha de inscripción : 22/12/2009
Edad : 27
Localización : Rosario / Argentina

Personaje Principal
Nombre: Anónimo
Concepto: Vagabundo
Fama: Desconocido

MensajeTema: Re: Stan Colt: El maestro del Espadon.   Mar Mar 09, 2010 9:45 am

Aguuuuuuuuuuu gracias viejo... ¡¡INCREIBLE QUE A ALGUIEN LE GUSTA ESTO!!! xD escribo solo porque... no se, me agrada... aunque lo haga mal.
Va lento porque quiero poner bien la vida de Stan antes de llegar a Serena.... espero que sigas leyendo, gracias negro.


Session#6

El guerrero iba caminando por el bosque, evitando grandes ramas gracias a sus grandes manos que las apartaban del camino. No muy lejos de su pocision pudo distinguir a su gran amigo; el bardo.

-Rojo ¡Aqui llegue!-

-Magnifico, Stan-

El semielfo se le acerco y gracias a la luz de la luna pudo ver, mucho mas horrorizado que el pobre Stan, la ropa que llevaba puesta.

-No pensaras ir con esto...¿verdad?-

Stan solo se rasco su nuca mientras sonreia.

-Era esto o nada-

-Uhm........-

-¿Que?-

-No, nada, nada... bueno... ejem... ¿El plan sigue siendo el mismo?-

-Si, si... cuando este con ella a orillas del lago, te dare la señal y empezaras a cantar ¿Trajiste tu arpa?-

El bardo elegantemente saco una hermosa y dorada arpa de sus limpias y rojas ropas.

-Aqui mismo. Aproposito Stan ¿La señal era?-

-Ehm...-

-¿Staaaaan?-

-Oh, ya recuerdo... hare una pequeña tos y tu la escucharas y empezaras a cantar-

-¡Perfecto! Ahora sigue... yo te seguire desde lejos y me posicionare en algun arbol no tan lejos de ustedes-

El hombre siguio su sendero hacia el lago cristal, esquivando algunos pozos y una que otra rama. Cuando llego pudo notar como el lago brillaba como si fuera de un cuento de leyendas, las estrellas estaban observando impacientes la escena. No muy lejos de un pequeño arbolito se encontraba Gladys, sentada con sus brazos sosteniendo sus piernas, se veia tan bella con su cabello recogido y su mirada levemente iluminada por el brillo que daba el agua que al ver al guerrero parado no tan lejos de ella, la mujer sonrio levantandose de golpe y sus ojos parecieron brillar fugazmente.

-¡Stan, viniste!-

-Hola Gladys-

El hombre sonrio mientras avanzaba un poco avergonzado por el atuendo que llevaba cuando la mujer se veia como un angel caido del cielo, como una mismisima ninfa, como una hermosa hada sacada de una de las mentes mas imaginarias del mundo.

-¡Te ves muy apuesto, Stan!-

La mujer se le abalanzo de un salto y lo abrazo parada de puntitas de pie ya que no llegaba a su pecho por la altura de Colt.

-Tu te ves hermosa Gladys, pareciera que aquellas luces que estan en el firmamento te iluminaran solo a ti-

-Son estrellas, Stan... y gracias por el cumplido-

Gladys agacho un poco su rostro, estaba avergonzada y con sus mejillas con un poco de rubor. Tomo la mano del hombre y lo jalo hasta la orilla del lago. Ambos se sentaron y miraron el horizonte unos momentos para luego verse y sonreir un poco.

-Tengo algo preparado para ti, Gladys-

-¿Que es, Stan?-

La mujer sonreia de felicidad, sin duda estaba muy emocionada por todo esto.

Colt tosio un poco, llevando su puño cerrado a su boca, oyendo solamente una pequeña contestacion de los grillos.

-.....-

La mujer solo lo miraba riendo un poco, no sabia que era y Stan no era tan discimulado despues de todo.

-Dime Stan ¿Que tramas?-

Le sonrio esperando una respuesta.

-No, nada...-

El calvo volvio a carraspear su garganta un poco mas fuerte y tampoco nada, parecia que los grillos y una que otra lechuza rondaban por alli.

-¿Stan?-

-No en serio, no es nada...-

Tosio una vez mas, mucho mas fuerte que antes y llamando mas la atencion de la mujer que tenia enfrente.

-¡Stan! ¿Que haces?-

Gladys volvio a reir con una mano en su boca, era muy avergonzada y eso le daba un toque de inocencia con ternura y a Stan le gustaba.

-¡¡BARDO DEJATE DE HACER LA PAJA Y CANTA DE UNA PUTA VEZ!!-

Se escuho un chasquido, una rama rota y luego un fuerte golpe en el piso que hicieron que ambos volteen sus rostros hacia la oscuridad, un quejido, un insulto que no paso desprevenido para el duo y luego pequeños ruidos de unas botas que trepaban otro arbol. Una pequeña aclaracion de garganta y la musica empezo a sonar.


(Escuchen eso)

La mujer rapidamente dejo su estado de asombro, risas y de sobresalto para empezar a sonreir de oreja a oreja por la bella musica y la deliciosa voz que salia del bosque. Ciertamente la musica que hacia Gallendel y su esposa Khandra subian el animo y divertian a las personas, pero para Gladys escuchar eso con su amado Stan Colt, era mucho mas que felicidad y diversion, era amor.

-Awwwww Stan...-

-Lo veniamos tramando desde que, bueno... te invite a salir-

-Es precioso...-

Se tomaron la mano, ella se apoyo en el gran hombro de el y juntos observaban el lago que parecia brillar mucho mas.

Parecia haber pasado una eternidad con sus manos entrelazadas, estando tan cerca que cada uno podia sentir la respiracion y el palpitar del otro, su cercania aumentaba conforme pasaban los segundos, fue Stan el que se animo a tomar la iniciativa, pasando su mano por el sedoso y perfumado cabello de ella que parecia morderse los labios, tanto era el deseo que ambos parecian explotar y aun no habian dicho ni una palabra.

-Stan...-

-¿Si, Gladys?-

-Yo...te... te...-

La mujer con la otra mano que tenia libre se apretaba el vestido, no se animaba a decirlo por miedo a la negacion, al fracaso. Ironico que no supiera que Colt tambien la deseaba.

-Te amo-

Fueron las ultimas palabras de Stan para asi sacarle el peso a ella de decirlo y ambos en un gran y fugaz beso se acostaron en la hierba mientras que sus cuerpos empezaban a conocerse y a explorar nuevas zonas, era tan distinto el cuerpo del hombre que el de la mujer que era algo sumamente nuevo para ambos... de fondo la exquisita musica y voz del apuesto Gallendel siguieron hasta un alba que ilumino su sombrero rojo con aquella pluma en el.
Volver arriba Ir abajo
Angrod

avatar

Cantidad de envíos : 62
Fecha de inscripción : 13/11/2009
Edad : 27
Localización : Sevilla

Personaje Principal
Nombre: Anónimo
Concepto: Vagabundo
Fama: Desconocido

MensajeTema: Re: Stan Colt: El maestro del Espadon.   Mar Mar 09, 2010 6:07 pm

^jajajaja, genial tio!

Y muy buena idea lo de la cancion jajaja, que romanticon Razz

Nos vemos dentro! ^^
Volver arriba Ir abajo
Agu

avatar

Cantidad de envíos : 92
Fecha de inscripción : 13/11/2009
Edad : 32
Localización : Argentina. Buenos Aires

Personaje Principal
Nombre: Valandil
Concepto: Guerrero
Fama: Conocido

MensajeTema: Re: Stan Colt: El maestro del Espadon.   Miér Mar 10, 2010 1:15 pm

cheers Excelente Rama! cheers

Y pusiste la canción que te dije xD Bien ahi Wink
Volver arriba Ir abajo
- DM Ansia -

avatar

Cantidad de envíos : 127
Fecha de inscripción : 10/11/2009
Localización : En Berekost e Imperia, bailando bajo los cielos de la sangre y la lujuria...

Personaje Principal
Nombre: Anónimo
Concepto: Vagabundo
Fama: Desconocido

MensajeTema: Re: Stan Colt: El maestro del Espadon.   Miér Mar 10, 2010 1:32 pm

Ooooohhhh! *se le humedecen los ojillos* xD

No sabía que Stan fuese tan románticooo! I love you

Y no sé porque insistes en decir que no se te da bien escribir. Hasta ahora lo estás haciendo fenomenal.

¡Sigue así, que quiero conocer el final!
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Stan Colt: El maestro del Espadon.   

Volver arriba Ir abajo
 
Stan Colt: El maestro del Espadon.
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» [LIBRO] El Maestro de Esgrima
» [FINALIZADA] Colt Express + Ubongo o 7 Wonders. Miercoles 21 de Enero
» Mi maestro se me insinúa; Creo que le gusto, pero es muy cobarde para admitirlo, me tiene desesperado!
» [27/6/2009] Finalista UAL Power 9 Series
» Nociones básicas de como draftear

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: Alas de Batalla - Sección de Rol :: Historias y Evolución de los Personajes :: Historias Antiguas-
Cambiar a: