ÍndicePortalFAQBuscarRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Historia de Alice, la maga

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
marcos_da_93

avatar

Cantidad de envíos : 80
Fecha de inscripción : 22/01/2010
Edad : 24
Localización : Argentina

Personaje Principal
Nombre: Leonor Raynolds
Concepto: Clériga del Hacedor/Iluminada
Fama: Poco conocido

MensajeTema: Historia de Alice, la maga   Jue Feb 18, 2010 10:59 am

Acá subo la historia de mi PJ, a pedido de Melk Razz XD espero que no esté muy mal jaja es que usualmente no escirbo cosas de este tipo, sino trabajos para el colegio o casas asi, pero en fin.... Acá la dejo:



Alice nació en el seno de una familia acomodada de la ciudad de Elorah. Sus padres le trataban con mucho afecto y atención y normalmente vivía bien. Sin embargo, por alguna razón, nunca se sintió parte de la comunidad en la que vivía. Quizá se debía a su falta de extroversión, o tal vez a otra cosa. Sea como sea, ella no sentía que encajaba bien allí. No fue sino hasta alcanzar cierta madurez que comenzó a pensar que tal vez esto se debiera a que nunca se sintió identificada con el lugar donde estaba. Normalmente los miembros de su sociedad se dedicaban a la exploración de los alrededores, el trato con los animales o a la fabricación de artesanías, pero a Alice no le interesaba nada de ello. Simplemente lo encontraba aburrido, dificultoso y poco productivo, por lo que decidió restarle importancia. Ella sentía que su lugar estaba en otra parte, pues ni si quiera encontraba provechoso prestarle devoción a Eleanor, diosa de los bosques, pues poco le gustaba salir de casa. Sinceramente no veía fin útil en esto, por lo que paulatinamente dejó de concurrir al templo local al poco tiempo de alcanzar cierta edad para tomar sus propias decisiones. Habitualmente se quedaba en su vivienda pensando en muchas cosas de este tipo, intentando hallar una respuesta a su falta de integración. Sus padres pasaban la mayor parte del día, afuera, disfrutando del aire libre y las actividades corrientes del lugar, lo que le dejaba a Alice mucho tiempo para reflexionar acerca de todas estas cuestiones. Un día, cansada de no hallar explicaciones, decidió salir por unos momentos a relajar la menta, pues se encontraba algo agobiada de tanto pensar en ello. Se sentía constantemente frustrada y vacía, pues no tenía nada que hacer para mantenerse ocupada allí. Mientras caminaba por el pueblo, intentando liberar la mente, decidió bajar de las copas de los árboles. Pocas veces hacia tal cosa, pues no tenía razón para ello. Fue entonces cuando divisó que un mercader humano estaba de paso por el pueblo. Vendía muchos objetos traídos de otras tierras, varios de los cuales Alice desconocía. Se acercó a mirarlos, para distraerse un poco. Pasó la vista rápidamente por los objetos y se detuvo en uno que llamó particularmente su atención. Entre las mercancías del vendedor, yacía un libro de tapa marrón muy bien cuidado. Alice, curiosa como era, le preguntó al mercader de que trataba.

Alice: ¿De qué trata este libro?
Mercader: Es un libro de chistes.
Alice: . . .
Mercader: Era una broma, joven *ríe* es un libro de magia arcana, preparado para principiantes, claro está. Tiene varias páginas en blanco para que los magos y esas cosas puedan ir anotando sus hechizos y demás.

Alice, sorprendida, pidió a sus padres, que casualmente andaban cerca, algo de oro para comprarlo, puesto que no estaba muy caro y era para magos aprendices. Sus padres la miraron extrañados, aunque algo así era de esperar en alguien tan relativamente rara como ella. Afortunadamente, sus padres conseguían grandes sumas por las artesanías que vendían a los viajeros que pasaran por la ciudad, por lo que aquel gasto no supuso ningún problema significativo para ellos. Alice les agradeció y volvió donde el mercader esperaba. Le compró el libro y se dirigió nuevamente a su hogar, ansiosa por probar algo nuevo para ella. Abrió el libro. En las primeras páginas había una breve explicación del método de lectura de runas arcanas básicas. Una vez que creyó que estaba lista, pasó la página. Aquí, el libro explicaba que la magia se dividía en diferentes niveles denominados círculos o esferas, las cuales indicaban la dificultad del conjuro para su aprendizaje, siendo que las más bajas eran las más fáciles y las más altas las más difíciles. También explicaba las limitaciones de la magia. Además de su estudio, era necesario meditar un determinado tiempo periódicamente para no agotarse, pues la magia arcana es algo que consume cierta energía del lanzador. Este tiempo podía variar en función de varios factores, pero usualmente, a un mago experimentado, le bastan con unos pocos minutos para recuperarse de un esfuerzo moderado en este aspecto. El libro continuaba dando algunas introducciones más en el arte, y algunas advertencias en cuanto al uso del mismo, pues un mago debe ser precavido. Una vez terminada esta página, Alice continuó con la siguiente. En ella parecían haber una serie de conjuros básicos de mago para que pudiera utilizar a modo de práctica. Habían conjuros de la primera, segunda y tercera esfera, además de unos simples trucos. También habían espacios para añadir nuevos conjuros que, según el libro, podían obtenerse de pergaminos arcanos o de otros magos. Alice encontraba la magia cada vez más interesante y, en su afán de curiosidad, decidió probar algún conjuro, a ver que hacía. “Probaré este” dijo señalando un conjuro de Luz “Parece simple”. Tomó una vela apagada y la apoyó sobre un estante. Luego tomó el libro y comenzó a realizar las instrucciones del conjuro. Mientras iba conjurando vio que una esfera de luz comenzaba a formarse cerca de sus manos. Alice se asustó un poco y paró inmediatamente, algo sorprendida. El conjuro, incompleto, se disipó en el aire. “No creí que fuera a funcionar realmente” dijo para sí. Tomó bien el libro, que se le había desacomodado de la mano por el susto, y volvió a intentar. Nuevamente comenzó a conjurar el hechizo de luz. La pequeña esfera de luz comenzaba a aparecer nuevamente mientras conjuraba. Alice, a pesar de la situación continuó. Cuando dijo la última frase del componente verbal del conjuro, la esfera fue a parar en la punta de la vela y desapareció al tiempo que ésta se prendía. Justo en ese momento entraron sus padres, la hora había pasado tan rápido, entre una cosa y otra, que ya estaba oscureciendo. Al ver a Alice con la vela delante y el libro en la mano, tan solo creyeron que leía a la luz de la misma y no le dieron demasiada importancia. Alice se retiró a su habitación con al libro y continuó allí sus experimentos toda la noche. Más que sorpresa, ahora tenía fascinación por la magia. Cada conjuro que memorizaba y ejecutaba con notoria facilidad, le producían cierta sensación de satisfacción que no podía explicar. Claramente, era lo que le hacía falta. Algo que la mantuviera apasionada de tal modo que calmara su curiosidad, al menos parcialmente. Y así continuó, probando cada conjuro a ver que hacía y qué no, con una habilidad innata para memorizarlos y entenderlos. Comprobando cada uno de sus efectos. A medida que hacia descubrimientos, los anotaba en el libro. Sin embargo, para su desgracia, llegó un momento en que se le acabaron los conjuros. El libro estaba preparado para principiantes, pero Alice aun tenia ansias de conocimientos, por lo que a la mañana siguiente, sin decir nada, fue a buscar al comerciante. Usualmente se quedaban al menos una noche antes de partir en cada ciudad que pasaban. El mercader estaba en su puesto del día anterior, ya preparándose para partir a su siguiente destino. Alice corrió hacia él, temerosa de que abandonara el lugar antes de que lo alcance. Le pidió, o mejor dicho, le rogó, que antes que se fuera, le diera algún libro o pergamino más que tuviera. El mercader negó con la cabeza y le indicó que aquello era lo único que le quedaba de ese tipo de mercancías. “Sin embargo” dijo. “Puedes acompañarme si lo deseas, sé de un Mago en otra ciudad que tal vez pueda ayudarte, sin mencionar que es una ciudad muy concurrida, quizá puedas encontrar algo de interés allí, elfa.” Alice ni si quiera había alcanzado la mayoría de edad por entonces, por lo cual se puso sumamente indecisa ante tal ofrecimiento. Mientras tanto, sus padres se acercaban al lugar, extrañados antes la extraña conducta de su hija, pues ni siquiera dijo a dónde iba al salir de casa. Al verlos, Alice se puso aun más nerviosa, pues por la cara que tenían, era claro que no les había agradado su actitud en ese sentido. “(Me van a regañar U.U)” pensó. Afortunadamente, el mercader y sus padres habían estado charlando el día anterior, mientras Alice experimentaba en casa, por lo que al verse, se saludaron amistosamente, haciendo desvanecer el enojo en el aire. “¿Se conocen?” Preguntó Alice. A lo que respondieron que sí. El mercader les comentó la situación a los padres, antes que la elfa pudiera decir algo más. Como sus padres o sabían nada, le preguntaron por qué no les había dicho nada. Alice les explicó que creyó que les parecería extraño o que no lo aprobarían. “Es cierto que quizás eres algo tímida, y francamente tu falta de interés en nuestras costumbres, en combinación, deben de hacerte la vida bastante monótona, hija mía” dijo su madre. “Pero creo que nunca pude comprenderte, y eso es algo que el tiempo no podrá cambiar, por lo que no veo fin en que te quedes aquí si no eres feliz. Yo quiero lo mejor para ti, y si tu vocación está en otra parte, lo acepto, y lo respeto”. Su padre añadió: “Creo que a pesar de tu edad, ya eres lo bastante madura e inteligente como para tomar tus decisiones, por lo que no veo inconveniente alguno, si eso es realmente lo que quieres”. Alice sonrió y sus ojos se llenaron de lágrimas ante la inminente despedida. Luego de un emotivo momento, sus padres le trajeron sus pertenencias junto con 6000 piezas de oro que habían recaudado el día anterior para que comprara todo lo que pudiera necesitar. Alice se abrazó de nuevo a ellos como última despedida y luego se subió a la carreta del comerciante, quien se dirigía a Serena. Mientras iban recorriendo los caminos el mercader decidió hablar un poco para romper el hielo.

Mercader: Y... ¿Cómo te llamas?
Alice: ! *parece recordar algo de repente* ¡Mi nombre!
Mercader: *la mira extrañado y arquea una ceja* Si… tu nombre, yo me llamo Henry.
Alice: No, no. Es que yo… aun no he elegido uno. Bueno, solo tengo el que me ha dado de niña.
Mercader: ¿A qué te refieres?
Alice: Verás, cuando un elfo alcanza la madurez, suele escoger un nombre para sí, ya que esto los define como adultos. Claro que en algunos casos, se siguen utilizando los nombres “infantiles”. Esto puede molestarles a los demás o bien no importarles en absoluto.
Henry: Ah ya veo… ¿y cuál era ese nombre “infantil” tuyo?
Alice: Era Alice.
Henry: Ah, es lindo, quizá debas seguir utilizándolo, no está mal ^^
Alice: ¿Tú crees?
Henry: ¡Claro! ¿Por qué no?
Alice: ¿Pero no te molesta?
Henry: No, para nada *ríe*
Alice: … Pues supongo que en ese caso…, no importa. Después de todo, ¿qué es un nombre sino la denominación que se le da a una persona?
Henry: Esto… si, si lo que digas *no entendió muy bien esa última parte*

Fue así como continuaron su camino. Cada tanto el mercader hacia comentarios o intentaba sacarle algún tema de conversación a Alice, pero dada la falta de extroversión y la manera de hablar de esta última, Henry, no tenía mucho éxito.

Por el camino, pasaron por algunas posadas donde pasaban la noche. En cada parada Alice, reforzaba sus conocimientos, repasando el libro y practicando los conjuros para perfeccionarlos, aunque tratando de no llamar mucho la atención. Sin embargo esto no era suficiente para satisfacerla, por lo que no veía el momento de llegar a Serena.

Tardaron aproximadamente más de una semana en llegar a Serena, aunque claro, Henry tampoco iba a todo galope precisamente… Finalmente la carreta se detuvo. “Hemos llegado a Serena, Alice” Dijo el mercader. Ambos descendieron de la carreta. “He de ir a reponer algunas mercancías y a vender otras, eres libre de explorar a gusto. La torre de Merlino el mago se encuentra al noreste. También puedes encontrar una biblioteca si buscas por ahí, pero no estoy seguro, casi nunca voy.” Continuó el comerciante. “(eso es obvio. . .)” pensó Alice. “Pues… gracias por todo, supongo…” Dijo luego. “Ni lo menciones, de todas formas tenía que venir *ríe*” Respondió Henry. “… Mmm supongo que iré a ver esa torre…” indicó la elfa. “Que tengas suerte, por cierto, compra unos atuendos nuevos en la sastrería si no quieres llamar mucho la atención” expresó por último el mercader. Luego ambos se despidieron y cada uno continuó por su camino. Aunque Alice no volvió a saber del mercader, supone que se encuentra bien en la actualidad. Luego se dirigió a la sastrería, compró nuevas ropas, como le indicó el comerciante y se dirigió a la torre de Merlino. Aun le quedaban algo más de 2000 piezas de oro, ya que se había comprado las mejores ropas que pudo. Cuando por fin encontró la torre en la enorme ciudad, se decidió a entrar. Después de todo, a eso vino. El interior era un tanto tétrico y los muros estaban cubiertos con ilusiones de columnas de fuego, al parecer. En una especie de altar, estaba el dependiente. “(Merlino…)” Pensó Alice. Avanzó hasta él y le explicó la situación. El mago, sacó sus mercancías y se las enseñó con gusto. Alice adquirió unos nuevos pergaminos para su libro de conjuros. Como aun le sobraban cerca de 1000 piezas de oro, le preguntó que más tenía. Merlino sacó unos bastones mágicos de lo que Alice creyó era un escritorio o algo así. Dispuso dicha mercancía sobre la mesa y explicó los usos de cada uno y el coste, por supuesto. Había varios bastones, cada uno poseía una utilidad diferente. Sin embargo, Alice no tenía mucha experiencia con ellos, así que compró el más barato. “Supongo que esta será una buena elección para una aprendiza como yo” Dijo mientras pagaba por su nueva adquisición. “¿Algo más que pueda ofrecer?” agregó, ya que aun le sobraban algunas piezas de oro. Merlino le ofreció algunas pociones mágicas, la mayoría curativas. Entonces Alice recordó lo que decía el libro: “Un mago debe ser precavido”. “Vale, deme algunas” dijo gastando otro poco de oro. Luego de esto, se marchó del lugar. Aun era de día cuando salió de allí, por lo que decidió buscar la biblioteca, al menos para saber dónde estaba. Recorrió y recorrió la ciudad, pasando por los diferentes establecimientos de servicios que la misma ofrecía. Finalmente, en la parte oeste de la ciudad. Imaginó que sería bueno tenerlo en cuenta por si alguna vez necesitaba informarse de algo en concreto o investigar algún tema en particular. Para entonces, había perdido tanto tiempo que ya estaba oscureciendo, por lo que decidió ir a la posada local, siguiendo las costumbres del mercader. Encontró la posada de “La Sirena”, en el distrito de los muelles, al sur. La planta baja funcionaba como una especie de taberna, pues cuando Alice entró, notó el típico barullo de la gente y el ruido de los vasos y las botellas contra las mesas. Al ingresar algunos le miraron por un momento, sin cesar el constante ruido del lugar. Pero luego volvieron al que estaban haciendo, restándole importancia a la joven elfa. Allí sentada en la barra estaba sentada una figura de aspecto fuerte pero tranquilo. Parecía ser de las pocas que no estaban borrachas o haciendo escándalo. Alice se acercó a la barra junto a ella y le pidió al tabernero algo de comer y un vino. Mientras le traían su pedido, Alice decidió preguntarle a la chica, tímidamente, claro: “Ummm, disculpe…” “¿Si?” Respondió ella. “Esto… ¿podría decirme donde están las habitaciones por favor?” a lo que la chica respondió “Al fondo a la izquierda *señalando con el dedo* Alice asintió “Gracias”. “¿Es nueva por aquí?” preguntó la mujer, a lo que la elfa respondió “Pues si…, soy Alice”. “Un placer, soy Briza” dijo la muchacha. Alice sonrió leve y en ese momento trajeron su pedido, el cual no era sustancioso. Solo una botella de vino fino y un poco de pan. Una vez acabó se despidió de Briza y se fue a las habitaciones que se encontraba donde esta le indicó. Pidió un cuarto para uno y pagó lo poco que le quedaba de oro, solo unas monedas. Entró a la habitación que correspondía con la llave que le había sido dada y sacó los pergaminos que había comprado en la torre de Merlino. “(Bueno, parece que todo ha salido bien al final. A ver como sigue esto….)” pensó. Luego pasó la noche estudiando los pergaminos, probando algunos y llenando un poco más el libro de conjuros, como había hecho antes en Elorah y otras tabernas en las que había parado con el mercader. Luego meditó el resto de la noche (que tampoco fue mucho) para reponerse, hasta que se hizo nuevamente de día. Tomó sus cosas y salió al exterior….


Última edición por marcos_da_93 el Mar Nov 09, 2010 2:34 pm, editado 5 veces
Volver arriba Ir abajo
http://marcosda93.spaces.live.com
DM_Tauro

avatar

Cantidad de envíos : 158
Fecha de inscripción : 06/01/2010
Localización : En donde estés tu, estoy yo

Personaje Principal
Nombre: Tauro
Concepto: DM
Fama: Celebridad Mundial

MensajeTema: Re: Historia de Alice, la maga   Jue Feb 18, 2010 12:27 pm

Sería mucha molestia postear tu historia directamente aqui, porfavor?


Gracias, un saludo
Volver arriba Ir abajo
marcos_da_93

avatar

Cantidad de envíos : 80
Fecha de inscripción : 22/01/2010
Edad : 24
Localización : Argentina

Personaje Principal
Nombre: Leonor Raynolds
Concepto: Clériga del Hacedor/Iluminada
Fama: Poco conocido

MensajeTema: Re: Historia de Alice, la maga   Jue Feb 18, 2010 12:43 pm

Dm_Tauro escribió:
Sería mucha molestia postear tu historia directamente aqui, porfavor?


Gracias, un saludo

Hecho Wink
Volver arriba Ir abajo
http://marcosda93.spaces.live.com
Arcadios

avatar

Cantidad de envíos : 54
Fecha de inscripción : 20/11/2009
Localización : Con Melkior contandome un chiste XD

Personaje Principal
Nombre: Anónimo
Concepto: Vagabundo
Fama: Desconocido

MensajeTema: Re: Historia de Alice, la maga   Jue Feb 18, 2010 7:47 pm

Muy buena la historia y bien detallada^^
Volver arriba Ir abajo
marcos_da_93

avatar

Cantidad de envíos : 80
Fecha de inscripción : 22/01/2010
Edad : 24
Localización : Argentina

Personaje Principal
Nombre: Leonor Raynolds
Concepto: Clériga del Hacedor/Iluminada
Fama: Poco conocido

MensajeTema: Re: Historia de Alice, la maga   Vie Feb 19, 2010 4:59 am

Gracias jaja, hice lo mejor que me salió ^^
Volver arriba Ir abajo
http://marcosda93.spaces.live.com
pegasus

avatar

Cantidad de envíos : 27
Fecha de inscripción : 14/09/2009
Edad : 43

Personaje Principal
Nombre: Suzette Clarodeluna
Concepto: Druida y Curandera
Fama: Conocido

MensajeTema: Re: Historia de Alice, la maga   Vie Feb 19, 2010 11:21 pm

Me gusto mucho tu historia cheers cheers Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Historia de Alice, la maga   Sáb Feb 20, 2010 1:57 am

Me ha encantado Alice ^^ Sobre todo el final. A ver si la sigues
Volver arriba Ir abajo
marcos_da_93

avatar

Cantidad de envíos : 80
Fecha de inscripción : 22/01/2010
Edad : 24
Localización : Argentina

Personaje Principal
Nombre: Leonor Raynolds
Concepto: Clériga del Hacedor/Iluminada
Fama: Poco conocido

MensajeTema: Re: Historia de Alice, la maga   Sáb Feb 20, 2010 5:38 am

martalupina escribió:
Me ha encantado Alice ^^ Sobre todo el final. A ver si la sigues

¿? No se supone que esta sección es para postear los trasfondos? Question
Volver arriba Ir abajo
http://marcosda93.spaces.live.com
Arcadios

avatar

Cantidad de envíos : 54
Fecha de inscripción : 20/11/2009
Localización : Con Melkior contandome un chiste XD

Personaje Principal
Nombre: Anónimo
Concepto: Vagabundo
Fama: Desconocido

MensajeTema: Re: Historia de Alice, la maga   Sáb Feb 20, 2010 6:03 am

Asi es pero tambien la evolucion del pj a medida que sucesos aparecen en su vida
Volver arriba Ir abajo
Angrod

avatar

Cantidad de envíos : 62
Fecha de inscripción : 13/11/2009
Edad : 26
Localización : Sevilla

Personaje Principal
Nombre: Anónimo
Concepto: Vagabundo
Fama: Desconocido

MensajeTema: Re: Historia de Alice, la maga   Vie Mar 05, 2010 2:16 am

Esta muy chula ^^

Esta bien como va evolucioanado el personaje, pero permíteme hacerte una sugerencia para facilitar la lectura...el uso del punto y aparte xD

Animo!!
Volver arriba Ir abajo
marcos_da_93

avatar

Cantidad de envíos : 80
Fecha de inscripción : 22/01/2010
Edad : 24
Localización : Argentina

Personaje Principal
Nombre: Leonor Raynolds
Concepto: Clériga del Hacedor/Iluminada
Fama: Poco conocido

MensajeTema: Re: Historia de Alice, la maga   Vie Mar 05, 2010 4:22 pm

Agregada la tapa de presentación (hecha por mi) y agregados algunos "puntos y aparte".
Volver arriba Ir abajo
http://marcosda93.spaces.live.com
Angrod

avatar

Cantidad de envíos : 62
Fecha de inscripción : 13/11/2009
Edad : 26
Localización : Sevilla

Personaje Principal
Nombre: Anónimo
Concepto: Vagabundo
Fama: Desconocido

MensajeTema: Re: Historia de Alice, la maga   Sáb Mar 06, 2010 12:44 am

xDDDDD

Ya te explicaré con más calamq ue son los "puntos y aparte" xD

Aunque la portada te quedó genial ^^
Volver arriba Ir abajo
- DM Ansia -

avatar

Cantidad de envíos : 127
Fecha de inscripción : 10/11/2009
Localización : En Berekost e Imperia, bailando bajo los cielos de la sangre y la lujuria...

Personaje Principal
Nombre: Anónimo
Concepto: Vagabundo
Fama: Desconocido

MensajeTema: Re: Historia de Alice, la maga   Miér Mar 10, 2010 2:07 pm

Leída.

Para ser la primera vez que escribes algo así, no se te da mal. Wink

Obtienes puntos de experiencia. Si se me pasa, dame un toque dentro del server.
Volver arriba Ir abajo
marcos_da_93

avatar

Cantidad de envíos : 80
Fecha de inscripción : 22/01/2010
Edad : 24
Localización : Argentina

Personaje Principal
Nombre: Leonor Raynolds
Concepto: Clériga del Hacedor/Iluminada
Fama: Poco conocido

MensajeTema: Re: Historia de Alice, la maga   Jue Mar 11, 2010 3:32 am

Para ser franco, es la segunda vez que escribo, la primera fue para el orbe, pero nunca la terminé porque lo dejé. Ya no valía la pena el esfuerzo, pero creo que aca si lo vale.

Gracias.
Volver arriba Ir abajo
http://marcosda93.spaces.live.com
marcos_da_93

avatar

Cantidad de envíos : 80
Fecha de inscripción : 22/01/2010
Edad : 24
Localización : Argentina

Personaje Principal
Nombre: Leonor Raynolds
Concepto: Clériga del Hacedor/Iluminada
Fama: Poco conocido

MensajeTema: Re: Historia de Alice, la maga   Dom Ago 08, 2010 4:43 pm

//Bueno, acá pongo la segunda parte, ésta vez dedicada para Ansia, que me la habia pedido ya hace algún tiempo, creo que le va a gustar ^^//


Muchos años pasaron desde la llegada de Alice a Serena. Se hizo de buenos amigos (con la dificultad que eso le conlleva), como Kyo, Melkior o Angrod, pero también conoció a sus enemigos. Uno de ellos, Bardo, el enemigo social número 1. Éste semidragón negro siempre estaba tramando alguna travesura para hacerle a la joven maga o a quién se le cruzara.

También conoció a unos molestos enanos nada amables y poco educados, que usualmente se dedicaban a molestar e insultar a todos, Alice incluida.

Sin embargo, la elfa, descubriría con el tiempo que Bardo y los enanos no eran más que una piedra en el zapato. Enemigos como Irkalla los harían quedar pequeños en comparación.

Pero mejor hablemos de sus amigos. Como se dijo antes, Alice contó con al menos 3 amigos principales en ésta historia. Hubo otras amistades, pero de corta duración, o irrelevantes para el tema que nos ocupa.

Kyouji (o Kyo, como sus amigos lo llamaban) era un guerrero de tierras orientales y costumbres particulares. Como persona, era bondadoso e inteligente. Generalmente educado, aunque a veces pudiera estar de mal humor. Solía compartir momentos en la plaza junto con Alice, intercambiando información de los sucesos recientes de importancia que acontecían en Serena. También se ayudaban mutuamente en los problemas que pudieran surgir, dado que las habilidades del guerrero complementaban en gran medida las de la joven maga, y viceversa. Con el tiempo ambos formaron una sólida amistad y tendían a cuidarse el uno al otro y ayudarse en la mayoría de las situaciones.

Otro de los amigos del “círculo” era Angrod, un líder natural que sabía expresarse en forma apropiada, aunque algo temperamental para el cargo. Aun así, ambos apreciaban la amistad del otro y lograban llevarse bien. Sin embargo, con el tiempo, Alice descubrió que su querido amigo era un licántropo. Aunque esto no afectó su amistad, la colocó en una difícil posición cuando la falta de control de Angrod sobre sus propias “capacidades” hizo que pusiera en riesgo a Serena y a sus demás compañeros. Por suerte, no hubo que llegar al extremo de eliminarlo, pero aun así, Angrod tuvo que abandonar Serena un tiempo y refugiarse en una choza en los pantanos hasta que pudiera controlar sus nuevas habilidades. Alice y sus amigos lo visitaban periódicamente para asegurarse que se encontrara bien y que tuviera alimentos suficientes, además de revisar su progreso. Finalmente, Angrod logró controlar sus capacidades de licántropo, luego de varios meses de aislamiento. Feliz desenlace después de todo lo que había acontecido anteriormente.

Por último, pero no menos importante, está Melkior. Lo guardé para el final ya que Alice mantuvo (y mantiene aún) una relación muy particular con éste, ya verán ustedes por qué.

Melkior era un clérigo solitario que se pasaba las tardes sentado en la plaza de Serena. Su soledad se debía a su actitud antipática y su desconfianza hacia los demás, generadas por los acontecimientos ocurridos durante su niñez. Con el tiempo que Alice se pasaba estudiando sus conjuros en la plaza, no es de extrañar que un día cruzaran sus “caminos”. A ella le preocupaba la falta de confianza y baja autoestima que Melkior tenía. Según él, no era más que un arma con un objetivo en la vida, que luego de haberlo cumplido, perdería utilidad*. Alice estaba dispuesta a eliminar ese pensamiento de alguien como era aquél sujeto, que aunque callado y solitario, era bondadoso a ojos de la joven maga, puesto que nunca permitiría que dañasen a un inocente si estaba a su alcance impedirlo. Así fue, que todas las tardes se encontraban en la plaza, cada uno por sus razones de estar allí, y siempre charlaban acerca de éstas temáticas por horas y horas, mientras el tiempo corría cada día. Muy lentamente, fue forjándose una cierta amistad entre ellos, a pesar de la carencia de emociones que Melkior decía tener. Él comenzó a confiar de a poco en Alice, dado el apoyo que ésta mostraba hacia él. Quizás el punto que definió la confianza del clérigo en la elfa, fue cuando ésta lo salvó de una muerte casi segura, demostrándole cuán importante se había convertido él para ella….

Alice recuerda muy bien aquél día. Todo comenzó por la tarde. Ella estaba sentada en uno de los bancos de la plaza de Serena, estudiando, como era usual en su persona. Al poco tiempo llega el clérigo. “Salve” saludó como siempre solía hacerlo al llegar. Comenzaron a dialogar, y en eso Melkior le comentó que pronto haría un viaje a Elorah. Para ese entonces, él era una de las pocas personas que tenían conocimiento sobre el lugar de procedencia de Alice, por lo que decidió invitarla. La joven maga vio ésta como una de las pocas oportunidades que tenía de ir a visitar su pueblo natal, dado que es difícil llegar allí sin escolta desde Serena, por lo que respondió afirmativamente al ofrecimiento del clérigo.

Poco más tarde, después de hacer los preparativos, se encontraban ya de camino a Elorah. El camino fue un tanto largo, y dadas las complicaciones que suelen ocurrir, llegaron ya de noche a destino. Melkior comentó que la razón de su viaje estaba en el cementerio de Elorah, allí debía encontrarse con alguien. Una vez allí, el ambiente comenzó a tornarse un tanto neblinoso, dificultando la visión. Poco después pudieron divisar una figura sombría que se acercó lentamente, hasta estar frente a ellos. Entonces, éste extraño ser habló….

Dijo haber “absorbido” a la persona con quien el clérigo debía encontrarse allí. Alice no lograba comprender lo que quería decir. En eso, Melkior le ordena que salga de allí inmediatamente, pero la joven elfa no iba a dejarlo allí solo con aquella criatura, fuera lo que fuera. No, en su lugar aparentó correr y perderse en la neblina. Cuando ya nadie pudo verla comenzó a conjurar un hechizo de invisibilidad sobre sí. Había improvisado un plan para mantenerse fuera de peligro, como el clérigo le había ordenado, pero sin dejar de protegerlo, al mismo tiempo.
Para cuando volvió a encontrarlos entre la espesa neblina, pudo divisar como aquél personaje siniestro dañaba, de alguna manera que ella no podía entender, a Melkior, sin que éste último pudiera hacer nada para defenderse. Alice se apresuró a socorrerlo. Pensó que era obvio que si el poderoso clérigo no era rival para aquél ser, ella lo sería aun menos, por lo que hizo lo único que se le ocurrió en ese momento….

En un intento desesperado por salvar la vida del pobre Melkior, la joven elfa, conjuró el único hechizo que se le vino a la mente y que pudiera salvarlos a ambos de aquella situación, un conjuro de tele transporte. Levantó su varita en el aire y comenzó a conjurar. Ya nada le importaba más que salvar al clérigo. Vientos arcanos sacudían sus ropas mientras decía, casi gritando, el componente verbal de conjuro. Justo cuando Melkior ya no podía aguantar más, una esfera mágica rodeó a ambos y los hizo desaparecer del lugar, dejando a aquella criatura infernal en soledad….

Alice abrió los ojos. Estaba ahora en su habitación de la posada de Serena, bastante debilitada por la conmoción que supuso la situación. “(Melkior!)” Pensó, e inmediatamente miró a su lado. Allí yacía el clérigo, en el suelo, inconciente ya. Alice se incorporó e intentó ayudarle. Aplicó los métodos que mejor le parecían para sanarlo, pero aun así no era ninguna curandera, por lo que decidió recurrir a la magia, algo que sí se le daba bien. Tomó su libro de conjuros y lanzó sobre él los mejores hechizos de purificación que conocía, aunque sus efectos probablemente habrían sido mejores si hubieran sido lanzados por un clérigo experimentado. Aun así, Melkior logró recuperar la conciencia, pero aun estaba demasiado débil como para andar solo. La joven maga, le ayudó a reincorporarse y caminar hasta la cama, donde charlaron por unos momentos antes de que el debilitado clérigo se quedase dormido. Él le dijo que conocía al individuo que los había atacado en el cementerio de Elorah. Su nombre era Irkalla, uno de sus peores enemigos, quién tenía la capacidad de absorber la energía vital de sus víctimas y luego consumirla. Luego le pidió a Alice que corriera el rumor de que aquél ser lo había matado. De esa manera él podría ocultarse hasta que se recuperase sin ser notado.

Así fue que Melkior fue dado por muerto, y solo Alice y sus amigos sabrían la verdad sobre lo ocurrido. En los próximos días el clérigo fue recuperándose de a poco. Debió inventar una nueva identidad para no ser descubierto, por lo que decidió cambiar su personalidad y darse el falso nombre de Arcadios. Desde entonces, él y la joven elfa se han vuelto muy amigos, dado que ahora los unía la confianza, confianza de la cual Melkior había carecido desde su niñez hasta ése momento.

Y quién sabe, quizá haya algo más que sólo confianza….

Sólo el destino lo dirá….

*Ver historia de Melkior para más detalles. (http://mundoeternia.activoforo.com/historias-y-evolucion-de-los-personajes-f35/el-sendero-del-proselito-t204.htm)


Última edición por marcos_da_93 el Mar Nov 09, 2010 2:42 pm, editado 2 veces
Volver arriba Ir abajo
http://marcosda93.spaces.live.com
Heron
Admin
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 994
Fecha de inscripción : 29/06/2009

Personaje Principal
Nombre: Goe Vrestano
Concepto: Vente conmigo, que te voy a explicar...
Fama: Celebridad Mundial

MensajeTema: Re: Historia de Alice, la maga   Lun Ago 09, 2010 10:07 am

Muchas gracias, Marcos.
Volver arriba Ir abajo
http://mundoeternia.activoforo.com
marcos_da_93

avatar

Cantidad de envíos : 80
Fecha de inscripción : 22/01/2010
Edad : 24
Localización : Argentina

Personaje Principal
Nombre: Leonor Raynolds
Concepto: Clériga del Hacedor/Iluminada
Fama: Poco conocido

MensajeTema: Re: Historia de Alice, la maga   Lun Ago 09, 2010 11:11 am

De nada, supongo xD
Volver arriba Ir abajo
http://marcosda93.spaces.live.com
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Historia de Alice, la maga   

Volver arriba Ir abajo
 
Historia de Alice, la maga
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Quiénes somos: Breve historia de CGC
» [New historia] Unas vacaciones muy especiales...
» Fórmula 1. La historia de las Ferrari 312
» Menuda historia KZ3
» La historia de la ametralladora.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: Alas de Batalla - Sección de Rol :: Historias y Evolución de los Personajes :: Historias Antiguas-
Cambiar a: