ÍndicePortalFAQBuscarRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Jaskier, otro mago más?

Ir abajo 
AutorMensaje
Invitado
Invitado



MensajeTema: Jaskier, otro mago más?   Vie Oct 02, 2009 2:58 am

Jaskier Adams II, joven de 18 años, ciudadano de Erinia, complexión fuerte, mirada inteligente y característico pelo largo sujeto en una coleta junto con perilla bien cuidada.

Jaskier nació en le seno de una familia acomodada en la parte norte del bastión tras nueve meses y 3 semanas de permanecer en barriga de su madre, Christin. Christin era costurera, modista gusta que la llamen, desde que siempre ha confeccionado la ropa para los cruzados y demás habitantes del bastión. Sus togas de clérigo son reconocibles con un simple mirotón. Su padre, Jaskier, es un cruzado cazador de muertos vivientes, esa es su “especialidad” y se le considera el mejor en ello. Desde que Jaskier II se mantenía en pie le puso a la cintura la vaina de una pequeña espada larga, larga para el tamaño de Jaskier II y le enseñaba a entonar expulsiones pomposas: “¡Soy el brazo armado del Hacedor, por el poder que me confiere te ordeno, maldita aberración del mal, corrupta imitación de la vida, pozo de desdicha sin cerebro, que devuelvas tu cuerpo y alma al orden natural, conviértete en sacra ceniza y vuela libre a la Ultima Morada!”

El pequeño Jaskier… un niño feliz, nunca tuvo problemas reseñables, creció sano, quizás en exceso… jamás se puso enfermo. Jugaba con los demás niños, jugaba también quizás en exceso con las niñas. En fin, la vida que se puede esperar de un niño…

Cumplido los 12 años se despertó su curiosidad por la magia. Un viejo Cuentacuentos que reunía a los niños por fuera de la taberna, contaba asombrosos relatos sobre caballeros mágicos que luchaban contra demonios encarnados, mientras tomaba su característica copa de vino caliente especiado. Caballeros mágicos… brillantes armaduras completas, enormes escudos y afiladas espadas, junto a su increíble inteligencia y sus estudios de la magia eran los más mortíferos y respetados en los campos de batalla. Grandes estrategas gracias a su inteligencia, diestros en combate y capaces de aniquilar decenas de enemigos con crepitantes bolas de fuego sagrado. Esta imagen marco la mente de Jaskier y le impulso al estudio de la magia.

Estas historias desencadenaban maravillosos sueños en Jaskier. Tras cerrar los ojos su mente viajaba a tiempos remotos en los que bellos arcángeles surcaban los cielos acabando con la maldad. Incluso sentía como su melena ondulaba al viento mientras batía sus poderosas alas. Le hubiera encantado vivir aquel momento. Pero como este era otra y ya tenia que decidir hacia donde dirigir sus años venideros decidió comenzar con el estudio de la magia. Sus padre llenaron su habitación de estanterías repletas de libros y pergaminos: Historia de la magia volúmenes del I al IV, El familiar del Mago: ¿Amigo o sirviente?... A los pocos meses ya podía llevar a cabo los llamados trucos, generar luz, conjurar un pequeño rayo de escarcha que usaba para enfriar el zumo que le traía su madre…

Un año después ya había alcanzado la primera esfera de poder, conjuros de todas las escuelas para diversas funciones, protección, ataque, adivinación, control de los elementos, aumento de los sentidos… era increíble, todo ese poder en unas pocas palabras. Año tras año iba aumentando sus conocimientos, segunda esfera, ya odia aumentar sus capacidades físicas y mentales, hacer brotaran llamas en un arma, volver su cuerpo etéreo, tercera esfera, el poder de los caballeros mágicos, bolas de fuego, rayos de electricidad concentrada…

Y por fin 18 años, decidido a explorar el mundo, lejos de las protectoras alas progenitoras, lejos de sus libros, del escudo de su padre, de la deliciosa comida de su madre. Tendría que suplir todo aquello con su magia, ese era el desafío. Ya conocía la cuarta esfera, podía volver su piel tan dura como la piedra o concentrar su energía mágica en un tromba de mortales proyectiles. Reunió todo el oro que había guardado durante años y con un simple: volveré más poderoso padres, si me necesitáis dormiré aquí cerca en la posada; no era una frase épica pero describía lo que iba a hacer…Salio del nido y fue de compras, debía pertrecharse bien, unas buenas ropas, una buena espada, amuletos de protección… si, todo listo, una llave de habitación de la posada y estaría preparado para viajar a la isla de las bestias.

Y no estaría solo, tenia a Misterio con él. Su familiar, su amiga y sirviente, una cariñosa pantera de brillante pelaje negro. Crecía con él, crecía con su poder, era perfecta…

Todo estaba listo, había pagado el pasaje en el galeón y estaban a punto de zarpar. La travesía transcurrió sin problemas y le dejaron su destino, un montón de nieve y hielo. Buscó la zona de fantasía, hogar de gnomos, unicornios y golems defensores. Encontrada la encontró también otra cosa, murciélagos, con aquel frío… permaneció un rato hablando solo sobre aquellos murciélagos y como es lógico, estos vieron la oportunidad de comer caliente, uno de ellos se le abalanzo pero pudo esquivarlo, luego, entro en fantasía…

Un lugar precioso, dividido en cuatro estaciones coincidentes con los puntos cardinales. Hablo con un gnomo que llevaba un pequeño Golem a la espalda, le pido esencias elementales… la oportunidad de probar sus poderes en campo. Decidió ir primero a la zona de invierno, ya esta adaptado al frío así que seria la más sencilla. Llamó a misterio, que haciendo gala de su nombre no estaba en su plano… quien sabe donde estaría. Se protegió con todo la magia que había preparado y otearon en la distancia dos pequeños seres de piel blanca, justo como le había dicho el gnomo.

Lenguas de fuego comenzaron a girar sobre sus brazaletes mientras entonaba las palabras en el antiguo idioma de los dragones, con ellas invocaba y concentraba el ardiente poder del plano elemental del fuego. Una pequeña bola de llamas salio de su dedo índice que apuntaba sobre los cuerpos de los blancos seres, la bola creía en el aire crepitando, rugiendo, consumiendo el oxigeno que encontraba a su paso. Con un gran estruendo la bola de fuego estallo en su objetivo, las llamas bañaron a los seres quemándoles la piel, Jaskier y Misterio aprovecharon el momento para atacar.

Siguieron ese misma técnica hasta llegar a una extraña cueva, dentro les sorprendieron unas extrañas criaturas, afiladas garras de hielo hirieron a Misterio y a Jaskier, este, usando un conjuro de multiplicación de cuerpos, distrajo a las criaturas el tiempo suficiente para enviar a Misterio de vuelta a su plano donde sanarían sus heridas y salir de la cueva para volver a fantasía.

Agotado física y mentalmente, y agotada también su magia, decidió volver al bastión y descansar, recuperar sus poderes y comer algo caliente y nutritivo.

Al día siguiente intentaría conseguir gente para volver al lugar y reunir más de esas esencias.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Jaskier, otro mago más?   Vie Oct 02, 2009 5:14 am

Geralt, enhorabuena con tu historia, me ha gustado mucho. Por favor, no dejes de actualizarla.

Tu relato ha obtenido Puntos de Experiencia. Nos vemos dentro del servidor.
Wink
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Jaskier, otro mago más?   Dom Oct 04, 2009 2:30 am

*Fragmento del Diario de Jaskier*

…de nuevo esos sueños, las hermosas alas emplumadas…el viento en mi cara mientras surco los cielos… y esa sensación, un cuerpo incorrupto, un valor inquebrantable y esa calida energía que sale de mis manos…

En el último sueño, surcaba los cielos empuñando mi espada, decenas de demonios de alas correosas atacaban un pequeño pueblo, ascendían batiendo sus horrendas alas para caer en picado sobre sus víctimas. Látigos…martillos…guadañas y espadas, todas ellas imbuidas con asquerosa energía negativa, corrupta, corrompedora…

Uno tras otro caían los inocentes en un jolgorio demoniaco, las risas de estos resonaban entre las nubes, nubes teñidas de sangre y dolor. Pero ya estaba cerca, pronto acabaría, yo lo sabia y el Hacedor también. No hicieron falta palabras solo una intención, la intención de acabar con aquellas bestias para sentir la calida y poderosa energía recorriendo mi cuerpo, reforzando las manos que empuñaban mi espada, prepararme para lo que seria una ardua batalla entre el bien y el mal, una batalla en la que yo, Jaskier, un Jaskier con alas emplumadas que surca los cielos erradicando el mal, representaba al bando benigno.

Ya estaba sobre ellos, aun no me habían visto, a esos demonios, malditos sean mil veces pensé, el fuego no les dañara pero si su contrario. UT EA POTESTAS ERGA CRYSTALLUS CONSUMPTUM PETRUM ET IGNIS CORDIS. Las mágicas palabras brotaron de mis labios y desencadenaron el efecto deseado, diez enormes cristales de hielo se formaron frente a mí y con un solo pensamiento se precipitaron hacia los cuerpos de diez de los demonios. Estos desprevenidos no tuvieron la menor oportunidad de esquivarlos, los puntiagudos témpanos atravesaron sus cuerpos haciéndolos desplomarse sobre el duro suelo, muertos.

Los otros demonios viendo a sus hermanos caídos dirigieron hacia mí sus miradas dejando sus atroces actos. En su gutural idioma y casi al unísono se elevaron sus gritos de batalla. Yo les sobrevolaba esperando, buscando la oportunidad, yo tenía algo que ellos no, al Hacedor y la magia. Cuando se agruparon ascendiendo para atacarme desaté el poder del rayo, un luminoso y tronante rayo acabó con quince de ellos, sus cuerpos carbonizados llovieron sobre pueblo en forma de cenizas. Quedaban cinco, su implacable avance denotaba que no eran como los otros, estos no eran meros sirvientes del mal, eran el mal hecho carne.

El primero de ellos ya estaba cerca, casi podía olor su insoportable olor. Enarbole mi espada y me lance a por él. Detuvo mi arremetida con su espada pero a un alto precio, su muñeca se partió y dejo su cuerpo al descubierto. Ahora o nunca pensé, le apunté con mi mano libre y de mis dedos brotaron numerosos proyectiles de energía mágica que golpearon su pecho y cabeza acabando con él en el acto.

Concentrado en acabar con ese demonio otro de ellos me sobrevoló y atacó por la espalda. Sentí su hoja corrupta rompiendo mi armadura, pero no llegó a tocar mi cuerpo, con el chirriante choque de metales el golpe se desvió. Con una rápida batida de alas me impulse hacia el y atravesé su corazón con mi espada.

Dos más se acercaban dejando visible a un gran señor demoniaco, con unas palabras de poder me introduje en sus mentas para confundirlas, haciendo que atacar a su señor oscuro mientras volaba directo hacia él.

El gran demonio dirigió sus manos hacia los demonios y cerrando fuertemente sus puños estos quedaron reducidos a cenizas, explotando y ocultando a demonio. Di un rápido viraje hacia la derecha para establecer de nuevo contacto pero… lo único que vi fueron sus alas correosas entrando por una oscura brecha en la realidad. Una brecha a una llanura ardiente llena de oquedades, tras él la brecha se cerró y yo desperté.

Aunque emocionantes, estos sueños son muy enigmáticos… quizás sea mi imaginación o quizás no… pueden ser una señal…debo averiguar más sobre el tema, mañana iré a la iglesia, quizás allí puedan ayudarme.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Jaskier, otro mago más?   Dom Oct 04, 2009 5:51 am

Geralt, genial, está genial.

Continua cada vez que te sea posible tu historia, y recibirás recompensa.
Wink
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Jaskier, otro mago más?   

Volver arriba Ir abajo
 
Jaskier, otro mago más?
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» ¿Qué le dice un niño muerto a otro niño muerto?
» Muere un hombre en una orgía y otro huye con la ropa y el móvil del muerto
» ME ENAMORE DE ELLA POR FACEBOOK PERO PREFIERIO A OTRO
» como superar a mi ex novia que ya trae a otro?
» League of Legends (LoL)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: Alas de Batalla - Sección de Rol :: Historias y Evolución de los Personajes :: Historias Antiguas-
Cambiar a: